¿En qué consiste la gestión de la logística inversa?

gestión de la logística inversa

¿En qué consiste la gestión de la logística inversa?

Es posible que haya oído hablar antes del término “logística inversa“, pero ¿qué significa realmente? En pocas palabras, la logística inversa es el proceso de gestión de la devolución de bienes y materiales al fabricante o proveedor original. Esto puede ocurrir por diversas razones, como puede ser que un cliente devuelva un producto por estar defectuoso o que una empresa retire un lote de productos por razones de seguridad. Pero sea cual sea el motivo, la gestión de la logística inversa es una parte vital de cualquier cadena de suministro y debe llevarse a cabo de forma eficiente para evitar cualquier interrupción del proceso logístico.

Etapas del proceso de logística inversa

La gestión de la logística inversa puede desglosarse en tres etapas clave: el transporte, el almacenamiento y el procesamiento de mercancías.

Transporte en logística inversa

Para que las mercancías puedan ser devueltas y lleguen hasta el fabricante o proveedor, es necesario transportarlas de alguna manera. En esta etapa del proceso de logística inversa la gestión consistirá en planificar y coordinar el transporte de las mercancías devueltas de forma eficiente y rentable. Todo con el fin de que lleguen hasta el punto de origen en condiciones óptimas.

Almacenamiento en logística inversa

Una vez que las mercancías han sido transportadas de vuelta al lugar requerido, es necesario almacenarlas hasta que puedan ser procesadas debidamente. Esta etapa implica asegurarse de que las mercancías se almacenan en un lugar seguro y protegido donde no se dañen o manipulen. Para ello no solo deberá escogerse el lugar de almacenamiento adecuado, sino que se deberá proporcionar seguridad y un cuidado sentido organizativo mediante medios tecnológicos y la supervisión de personal cualificado.

Procesamiento de mercancías en logística inversa

La etapa final consiste en procesar las mercancías devueltas. Esto puede implicar que se inspeccionen en busca de daños o desperfectos, que se clasifiquen en diferentes categorías o que se reempaquen para su reventa. Una vez que las mercancías han sido procesadas, pueden ser transportadas de vuelta al cliente o eliminadas de acuerdo con la política de la empresa. Esto dependerá de  cada caso.

La gestión de la logística inversa es una parte vital en el sector logístico, aunque a menudo es erróneamente ignorada de cualquier cadena de suministro. Si las empresas de logística y transporte comprenden la importancia de este proceso para el crecimiento del sector y lo llevan a cabo con eficacia, pueden evitar cualquier futura interrupción y asegurarse de que sus clientes sigan satisfechos con sus decisiones de compra.

¿Conocías este importante proceso logístico? Si quieres conocer un poco mejor cómo trabajamos la logística inversa desde Transaher, puedes contactar con nosotros sin compromiso.

No Comments

Post A Comment